CAMPAÑA 20/06: DÍA MUNDIAL DE LOS REFUGIADOS

20 DE JUNIO. DÍA MUNDIAL DE LOS REFUGIADOS

 

En el Día Mundial de los Refugiados, que se celebra cada 20 de junio, conmemoramos la fuerza, valor y perseverancia de todas aquellas personas que se han visto obligadas a huir de sus hogares. Esta celebración nos brinda la oportunidad de mostrarles nuestro apoyo a estas familias.

En torno a 68,5 millones de personas en todo el mundo han tenido que dejar sus hogares y huir de sus ciudades y países. Sin duda una cifra sin precedentes. Entre ellas hay casi 25,4 millones de personas refugiadas, más de la mitad menores de 18 años.

Además, se estima que hay 10 millones de personas apátridas a quienes se les ha negado una nacionalidad y acceso a derechos básicos como educación, salud, empleo y libertad de movimiento.

En la actualidad, en todo el mundo, cada dos segundos una persona se ve obligada a desplazarse como resultado de los conflictos y la persecución. El trabajo de ACNUR (la Agencia del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados), es más necesario que nunca.

Esta Agencia fue establecida el 14 de diciembre de 1950 por la Asamblea General de la ONU; tiene el mandato de dirigir y coordinar la acción internacional para proteger y resolver los problemas de los refugiados en todo el mundo. Su objetivo principal es salvaguardar los derechos y el bienestar de los refugiados. Se esfuerza por garantizar que todos puedan ejercer el derecho a solicitar asilo y encontrar refugio seguro en otro Estado, con las opciones de regresar a sus hogares de forma voluntaria, de integrarse locamente o de reasentarse en un tercer país.

Los refugiados se encuentran entre las personas más vulnerables del mundo. La Convención sobre el Estatuto de los Refugiados de 1951 y su protocolo de 1967 constituyen los instrumentos legales únicos que amparan la protección internacional de los refugiados. Según sus provisiones, los refugiados merecen como mínimo los mismos estándares de tratamiento que el resto de extranjeros en un país y, en muchos casos, el mismo tratamiento que los nacionales.

Los derechos contenidos en la Convención de 1951 incluyen los siguientes:

  • a no ser expulsado, excepto bajo ciertas condiciones estrictamente definidas;
  • a no ser castigado por entrada ilegal en el territorio de un Estado contratante;
  • al empleo remunerado;
  • a la vivienda;
  • a la educación pública;
  • a la asistencia pública;
  • a la libertad de religión;
  • al acceso a los tribunales;
  • a la libertad de circulación dentro del territorio;
  • a emitir documentos de identidad y de viaje.

 

Fuente:
https://www.un.org/es/events/refugeeday/index.shtml